// estás leyendo...

Featured3

La estatua de Colón: “sólo arte.”

Después de pasar años arropada en unas sábanas viejas y cubierta de lemas, ya se tomó una decisión sobre el destino de la estatua de Colón. “Colón en el golfo Triste”, (1904) obra del escultor Rafael de la Cova que se ubicaba en Plaza Venezuela, fue derrocado en el 2004 durante el Día de la Raza, que ahora se denomina el Día de la Resistencia Indígena.

Según reseñó ABN, Mercedes Otero, presidenta de la Fundación para la Protección y Defensa del Patrimonio Cultural (Fundapatrimonio), anunció que la estatua será entregada a la Galería de Arte Nacional (GAN) después de su restauración. Otero justifica la decisión de la siguiente manera: “’porque es una obra de arte, pero obviamos su simbología, porque nuestro interés es rescatar nuestra cultura indígena.’”
Hagamos pausa aquí. Ya la noticia está clara. A los que le interesan los pormenores de cómo se hará la restauración, léan la nota de ABN.
“Colón en la GAN Triste”

Se obvia, entonces, el valor simbólico de la estatua y se restaura solamente porque es una obra de arte y se supone que esto, por ende, implica cierto valor, el cual, por supuesto, no será simbólico. Pero, ¿en qué consistirá ese valor? ¿Equivaldrá a su peso en bronce? No. Demasiado capitalista eso. Entonces si no logramos ubicar su valor, o si su valor es demasiado incómodo, la GAN terminará siendo una especie de mausoleo para la obra, y, suponemos, las demás obras que no muestren la flexibilidad suficiente para lograr el giro descolonial que supuestamente se viene efectuando en los espacios de exposición tanto urbanos como museísticos. Cabe mencionar, como paréntesis, que el valor simbólico de otras obras de arte no se le escapa a la Fundación de Museos Nacionales, que recientemente adquirió la pieza “La Carmonada” del artista Juan José Olavarría. Ésa sí que la veremos expuesta.

la-carmonada.jpg

“La Carmonada” (2008). Foto: Francesco Spotorno

Mandar a Colón para la GAN de hecho debe ser una buena solución para la gente de Fundapatrimonio ya que no se sabe todavía por cuál de las numerosas etapas de la culminación de la nueva sede vamos. Sin embargo, enterrar a Colón no desentraña la realidad engorrosa del mestizaje que caracteriza al ser-hispano. Esto no se trata de una apología colonialista. Los tiempos cambian, eso sí. El Banco de Venezuela pronto pasará a manos venezolanas; desaparecerá el gran letrero verde de la autopista que guía los transeúntes al Paseo Colón y ese espacio algo extraño, algo perdido pasará a llamarse el Paseo de la Resistencia Indígena. Allí se erigirá la nueva propuesta urbanísta que gane el concurso organizado por Fundapatrimonio, y quedará, por ahora, impuesta esa transformación en la memoria de la ciudad y sus ciudadanos.

Y por ahora porque hacer memoria es algo más complejo que borrón y cuenta nueva, y la ciudad, con su dinamismo y contingencia, reside en los puntos suspensivos, no en los puntos finales. Y todo cambia. Como apunta Henri Lefebvre: ‘El estado moderno se promueve y se impone como el centro estable – definitivo – de sociedades y espacios (nacionales). […] Aplica una lógica que acaba con los conflictos y contradicciones.’

Y así, aun quitando los rastros coloniales y eurocentristas de esa estatua, el Paseo seguirá siendo un núcleo de diversidad marcado por un intercambio cultural. Seguirá en pie la Fisicromía de Carlos Cruz-Diez (radicado en París desde hace varios años), junto con el Abra Solar de Alejandro Otero, también radicado un tiempo en la capital francesa. Y en las políticas culturales seguirán las contradicciones de corte eurocentrista. Hace varios meses el ganador del Certámen Mayor de las Artes (concurso con el fin de: ‘apoyar, estimular, promover, reconocer y premiar anualmente la creación de las diversas manifestaciones artísticas realizadas en cada uno de los Municipios que conforman el territorio nacional’) no se ganó un viaje a Amazonas, o a la Guajira para profundizar su experiencia plástica. No. Se ganó una “estancia artística” en París.

Discussion

2 comments for “La estatua de Colón: “sólo arte.””

  1. Con esa solución solo se restaurará el arte del maestro Cova, pero perdieron la oportunidad de restaurar el nombre de un insignie navegante, de un visionario del siglo XV, pero sobre todo perdieron la oportunidad de restaurarse a ellos mismos para poder mostrar una GAN abierta al arte universal, como lo fue alguna vez.

    Posted by Rafael Chacín | October 9, 2009, 1:45 pm
  2. Es algo bien peculiar la solución aportada por las autoridades culturales del país en relación a la estatua de Colón. Enviarla a la nueva sede de la GAN es como el castigo de cadena perpetua por pena de muerte. Es decir, mereces morir pero te dejaremos con vida, solo para que sufras tu pena. Visto así se reconocería el poco valor de las instituciones museísticas asumiéndolas, por el contrario, como mausoleos de todo ícono de nuestra cultura que la Revolución desea erradicar.
    Esto no es nuevo en la historia de nuestros gobiernos (democráticos o no) pues todos han pretendido ser generaciones espontáneas que desean nominar espacios públicos bajo los símbolos de su visión política particular.
    Con la escasa memoria del venezolano, será difícil darle referencias ciertas de nuestras ciudades a las futuras generaciones.
    Así que conservemos nuestras fotos y dejemos leyendas tras ellas con la mayor cantidad de referencias tengamos.

    Posted by Yelitza Vila Ramírez | October 20, 2009, 8:24 pm

Post a comment