// estás leyendo...

Noticias

Asesinan a golpes al historiador y artista Napoleón Pisani

Republicamos esta terrible noticia. Ya ni nuestras instituciones culturales escapen el flagelo de la violencia desatada. Un país que mutila su propia historia. Más abajo las reflexiones pertinentes de Willy McKey.

Según informó María Teresa Boulton, directora de la Fundación John Boulton, cuatro sujetos ingresaron a las instalaciones de un museo que tiene la institución, con el rostro cubierto y empleando armas de fuego. El objetivo de la acción delincuencial era hacerse con una colección de monedas antiguas.

EL UNIVERSAL
jueves 14 de febrero de 2013  11:29 PM

Caracas.- El historiador y artista Napoleón Pisani, de 70 años de edad, fue asesinado este jueves a golpes en el que se presume fue un intento de robo que se hizo a las instalaciones del museo de la Fundación John Boulton, situado en una casa colonial entre el Panteón Nacional y el Archivo General de la Nación, en Caracas.

Pisani

Según informó María Teresa Boulton, directora de la fundación, cuatro sujetos ingresaron a las instalaciones con el rostro cubierto y empleando armas de fuego.

El objetivo de la acción delincuencial era hacerse con una colección de monedas antiguas que posee el museo. Boulton explicó que su asistente fue amordazado junto a Pisani.

Ante la situación de peligro, procedió a solicitar ayuda a través de su celular, acción que fue detectada por los sujetos, quienes escaparon de las instalaciones.

Explicó Boulton que la vulnerabilidad de las instalaciones ha podido influir en que los delincuentes decidieran atacar la sede. “Dijimos varias veces al arquitecto que lo construyó que no podemos quedar así, tan desprotegidos”, reiteró.

Demandó además que las autoridades que custodian el centro de la ciudad presten mayor atención a la zona donde están tanto el museo como otras instituciones patrimoniales y culturales. “Cómo es posible que eso pase al lado del Panteón Nacional. Si esto no está resguardado ¡qué diablos está resguardado en el país!”, dijo visiblemente molesta.

Pisani prestaba servicios voluntarios a la fundación.

————–
El asesinato del historiador, por Willy McKey
Prodavinci.com
Cuatro encapuchados acaban de asesinar al historiador y artista plástico Napoleón Pisani en el centro de la ciudad. Los criminales intentaban robar una colección de monedas antiguas. Entraron por un ala poco protegida del museo, apenas resguardada por una pared luego de la construcción del mausoleo.

Y escribo “apenas” porque acá las paredes ya no son suficientes.

Hay que tener algo roto adentro para poder matar. Pero asfixiar, matar a golpes, llegar a esa región tan primitiva, tiene que ser producto de que algo esté roto allá afuera.

Un historiador de 70 años es asesinado y eso se parece demasiado a querer asfixiar a la historia, a lo que deberíamos recordar, a lo que hemos olvidado entre tanta capucha, a eso que ahora somos.

Porque estaban encapuchados.

Asesinos sin rostro que caminan por las calles de una sociedad portátil, casi orgullosa de su impunidad monstruosa que ha convertido en símbolo la mirada recortada de la Historia.

Esos ojos asomados por un recuadro vieron morir a un héroe civil, a un custodio de la memoria. Ojos que quiere colarnos una mirada orgullosa de contrabando.

Los ojos del Gran Hermano se cierran cuando es conveniente. Y ahora parece serlo, tan cerca de la muerte, tan cerca del Panteón Nacional, tan cerca de que ahora los museos parezcan una extensión de una morgue infinita, de lunes a domingo y en horarios de oficina.

Y no será suficiente un memorándum ni una rueda de prensa. Ni que encarguen al mayor de todos los inspectores, como si eso fuera una disculpa: esta muerte ya está impune.

La frase de la directora de la Fundación Boulton se bambolea entre las grietas que quedan, entre las junturas, por encima de esas mismas paredes: “¿Cómo es posible que eso pase al lado del Panteón Nacional? Si esto no está resguardado, ¿qué diablos está resguardo en el país?”

Ese faraónico e innecesario monumento a la muerte que un capricho le está construyendo a Simón Bolívar hoy puede sumarse un cadáver nuevo.

Y no hablo tan solo del edificio costoso y blanco, sino del mapa entero. Del país.

Hay algo roto allá afuera. Algo monstruoso que permite que unos delincuentes puedan matar a un historiador, a un artista plástico, a plena luz del día, pasando por encima de la posteridad posible y cerca de cadáveres que ese hombre conocía mejor que sus asesinos.

¿Dónde se pone uno esta muerte ajena y tan alegórica? ¿Dónde, si ya está encima de uno, a milímetros de un país que se nos rompió adentro, allá donde nadie llega?

Hombres sin rostro asesinan a un historiador por unas monedas viejas, frente a la memoria de próceres convertidos en edificio, en repaso, en excusa.

La historia oficial transformándose en fosa común.

La vida tan lejos, devaluándose.

Discussion

5 comments for “Asesinan a golpes al historiador y artista Napoleón Pisani”

  1. leyendo en internet, he visto que napoleon pisani hace unos años asesinó en la urbanización los chorros (caracas) a su entonces esposa Eva delante de sus dos hijos, simonetta aún creo que vive pero su hijo del cual no recuerdo el nombre murió. napoleón pisani, un asesino que incluso estuvo preso, destruyó a toda una familia, asesinó a su mujer en plena entrada del colegio a la hora de recoger a los niños,delante de todos…a puñaladas… no se pude morir a sombrerazos cuando se mata a hierro… no me alegra pero vamos, era un asesino desalmado también… a cada quien lo suyo. paz no para su alma sino para el alma de eva y de sus hijos que son las verdaderas víctimas

    Posted by maria rodriguez | February 17, 2013, 9:08 am
  2. No creo que leer en internet nos califica para dar la última palabra sobre una persona y su reputación. Juzgar en una situación como ésta -con la escueta información que dices manejar- creo que podría generar más dolor innecesario.

    Posted by lisa | February 18, 2013, 12:08 am
  3. Te apoyo Lisa

    Posted by Hosting | March 18, 2013, 9:44 pm
  4. La información aun cuando escueta, es cierta, ese tipo, mato a su esposa en la entrada del colegio de sus hijos en La Urbanizacion los Chorros, frente a ellos a sangre fria, quemo la casa donde vivian en Santa Fe.
    No cumplio su condena.
    Yo no lo juzgo, ya Dios se encargará.
    Pero tampoco uno puede, ni debe quedarse callado ante tantos honores a este personaje.

    Posted by Elena | June 22, 2013, 9:20 pm
  5. Eso es totalmente cierto. Conozco a Simonetta y Sandro Q.E.P.D. desde niños y a toda la familia Bravo (materna). El karma es infalible.

    Posted by Ivanoff | September 15, 2013, 10:01 pm

Post a comment